Salvando vidas mediante la digitalización de los datos de salud – VXPASS

Alex Speirs 150 x 150
By Jamie McKane Published: diciembre 14, 2021
Zachary Weiner and VXPass logo

La tecnología de cadenas de bloques, y específicamente la cadena de bloques de BSV, cuenta con un potencial único para mejorar la eficiencia de un gran abanico de industrias, desde las tecnofinanzas y la gestión de cadenas de suministro hasta el manejo de la big data y la ciberseguridad. Sin embargo, es igual de relevante para aquellos sectores que tienen un impacto directo en la salud y el bienestar humano cotidiano.

Un ejemplo excelente de la capacidad que tiene la cadena de bloques de BSV para mejorar la vida cotidiana es el efecto de los servicios creados por empresas como VXPASS. VXPASS es un proveedor de tarjetas de vacunación digitales que utiliza la cadena de bloques de BSV para digitalizar los registros de salud, sobre todo el estado de vacunación de las personas contra la COVID-19 y otros virus.

La eficiencia que ofrece esta cadena de bloques para permitir dicha actividad, y el hecho de que ofrezca a las personas la posibilidad de tener sus propios registros sanitarios, ha hecho que la empresa tenga un gran éxito muy pronto. En mayo de 2021, VXPASS fue seleccionada para dirigir el seguimiento y la administración de la vacuna de la COVID-19 en Lesoto, y hace poco se incluyó en la lista de San Francisco como proveedor de tarjetas de vacunación digitales aprobadas.

Al registrar su estado de vacunación con VXPASS, las personas pueden demostrar y compartir su estado de vacunación siempre que sea necesario, a la vez que conservan su privacidad y la propiedad de su historial médico almacenado en el servicio. Sin embargo, registrar el estado de vacunación de forma segura en la cadena de bloques de BSV es solo el principio.

Hace tiempo que los datos sanitarios deberían haber migrado del registro analógico al digital y la verificación digital de los registros sanitarios es un fenómeno que no solo mejoraría la eficiencia y la soberanía de los datos, sino que también salvaría vidas.

Así lo cree el fundador de VXPASS, Zachary Weiner, que habló en una entrevista con la Bitcoin Association sobre su propia experiencia con la gestión de datos sanitarios arcaicos y la importancia de digitalizar los registros sanitarios.

 

Atención adecuada mediante datos verificados

Con el objetivo de demostrar la importancia de la digitalización de los datos sanitarios, Weiner empieza compartiendo una anécdota personal con la que muchos pueden sentirse identificados: recibir atención médica de un profesional que no conoce tu historial.

«Hace unos años, estaba de vacaciones en Tailandia y tuve un pequeño accidente con una moto. Me hice unos rasguños tan profundos que tuve que ir al hospital, y hay mucho metal y hormigón en esas carreteras. El médico no hablaba inglés e intentaban averiguar si necesitaba la vacuna contra el tétanos. Y como no podíamos comunicarnos, me pusieron la antitetánica», dice.

«Puede que la vacuna del tétanos no sea tan perjudicial si te pones otra dentro de cinco años o tres años, pero puedes imaginar que, si hubiera sido algo que pudiera afectar a tu cuerpo de forma un poco más severa, el resultado probablemente habría sido el mismo: para que ese médico pudiera proteger su licencia, sin saber cuál era el estado de mi historial médico, tendría que haberme puesto la inoculación. Si ese médico hubiera podido pasar un código QR para obtener acceso a mi historial médico, habría recibido una atención adecuada en lugar de una atención predeterminada».

En muchos casos como el de Weiner, la «atención adecuada» en lugar de la «atención predeterminada» podría evitar reacciones potencialmente desastrosas por parte del paciente, que puede ser alérgico o no responder a determinados medicamentos, o que puede asumir sin saberlo el riesgo de recibir un tratamiento innecesario.

Se aplica el mismo planteamiento cuando se considera el problema generalizado de los historiales médicos incorrectos o manipulados. Esto es especialmente evidente en el contexto de la actual pandemia de COVID-19, donde los países y las empresas se enfrentan al problema de hacer cumplir las políticas de vacunación y comprobar el estado de vacunación sin un registro fiable. Las tarjetas de vacunación en papel pueden falsificarse fácilmente, y muchas soluciones creadas al azar para este nuevo problema consisten en una copia digital de dichas tarjetas, lo que las hace igual de susceptibles a manipulación o error.

Weiner dice que, en las condiciones de la pandemia, esta falta de un registro sanitario verificado podría costar más vidas cuanto más se prolongue.

«Nos esforzamos por vacunar lo más rápido posible, nos esforzamos por tener una verificación lo más rápido posible, no en VXPASS, sino en general, como sociedad. Y como utilizamos estos sistemas que se pueden falsificar tan fácilmente, corremos el riesgo de propagar nuevas enfermedades y variantes».

Cuanto más rápido adopten las empresas, las organizaciones y los gobiernos un registro sanitario verificado digitalmente o con cadena de bloques, menos gente morirá. Y no lo digo como una hipérbole».

 

Privacidad personal y datos médicos en la cadena de bloques

Una de las objeciones menos infundadas de la gente al seguimiento del estado de vacunación es la preocupación por el uso y la seguridad de sus datos médicos y la exposición y monetización de esta información vinculada a su identidad personal. No obstante, las prácticas actuales de seguimiento de la vacunación, muy extendidas en los países desarrollados, no atienden este temor, y la solución de VXPASS basada en la cadena de bloques va un paso más allá al desconectar los datos sanitarios de la identidad del paciente.

Mientras que VXPASS escribe los datos sanitarios en el ledger público de BSV, dicha información nunca está vinculada a la identidad del paciente, sino a una clave pública de la que puede afirmar su propiedad de forma independiente en el momento de la comprobación. Esto ofrece lo mejor de ambos mundos: los pacientes pueden conservar la soberanía sobre sus datos médicos y, al mismo tiempo, beneficiarse de la comprobación instantánea a través de una plataforma segura e inmutablemente fiable.

«Tu historial médico ya está almacenado en una base de datos pública. No es que vengamos de un escenario en el que uno es dueño de sus datos y esto sea un paso terrible hacia la publicación», explica Weiner.

«En este modelo, sin embargo, aunque publicamos cosas como el nombre de la marca, el NDC y la fecha en que se obtuvo, el nombre, el número de teléfono y la dirección de correo electrónico no están asociados al registro en absoluto. No hay capacidad de consulta por parte de las personas. Utilizamos las herramientas que nos ha proporcionado la cadena de bloques para crear una firma digital que pueda demostrar la propiedad en lugar de permitir la búsqueda, de modo que, aunque tu información pueda estar en una cadena pública, no está asociada a tu identidad de ninguna forma».

Los historiales médicos en VXPASS también están firmados por médicos y profesionales certificados, que se juegan su licencia con la validez de tu historial. Esto no solo permite que los futuros tratamientos se lleven a cabo con confianza sabiendo tu estado de vacunación o tu historial médico, sino que también significa que, si aparece un error, la causa puede rastrearse fácilmente gracias a los datos públicos e inmutables de la cadena de bloques de BSV.

Una de las mayores convicciones del equipo que está detrás de VXPASS es que las personas tienen derecho a poseer sus datos médicos personales y a controlar cuándo y cómo se exponen. Este tipo de sistema de gestión de datos sanitarios solo se puede conseguir con la tecnología de cadenas de bloques, y VXPASS confía en su capacidad para ofrecer alternativas más eficientes y seguras a los registros sanitarios tradicionales, al mismo tiempo que devuelve el poder a los pacientes que confían en ellos.

Para obtener más información sobre VXPASS y la tarjeta de vacunación de la COVID-19 de la empresa, visita la página web oficial.