eSports en Blockchain

Blockchain Bitcoin SV - Casos de uso en eSports

Blockchain Bitcoin SV - Casos de uso en eSports

Los videojuegos han dejado de ser un dominio exclusivo de adolescentes que viven en el sótano de sus padres o el secreto inconfesable de innumerables adultos, y se han convertido rápidamente en un mercado de entretenimiento masivo y muy popular, con juegos competitivos –más frecuentemente denominados eSports– que atraen una gran atención e impulsan el crecimiento de toda la industria.

En 2018, los videojuegos generaron 131 000 millones de dólares, y los eSports crecieron rápidamente dentro de ese mercado, con ingresos que superaron por primera vez los 1000 millones de dólares. Sin embargo, los inversores no solo están entusiasmados por el nivel de ingresos actual y por los balances, sino que el potencial del sector es asombroso.

Pensemos por ejemplo en Twitch, la plataforma de transmisión de vídeo preferida por los canales de eSports, que alcanzó el estatus de leyenda cuando fue vendida a Amazon por 970 millones de dólares en 2014, mucho antes del “boom” de los eSports. Twitch tiene un promedio de más de 2,5 millones de espectadores simultáneos en cualquier momento, mientras que genera más de 1700 millones de horas de contenido visualizado cada mes.

A medida que los eSports continúan madurando como industria autónoma, se espera que surjan más negocios complementarios, como Twitch, en un esfuerzo por capitalizar la ola de futuros ingresos. En el ámbito de blockchain, ya están empezando a surgir ejemplos de casos de uso con soluciones dirigidas a abordar cuestiones relacionadas con la equidad y la propiedad digital en el sector, mientras que otros ofrecen nuevas formas de generar ingresos.

Para que las soluciones de blockchain sean eficaces en este sector, sus redes deben ser rápidas y estar preparadas para gestionar volúmenes significativos de grandes transacciones, además de ser capaces de hacerlo sobre una base de costos que tenga sentido desde el punto de vista financiero, tanto para los jugadores como para los proveedores. Solo Bitcoin SV tiene la estabilidad y escalabilidad necesarias para proporcionar la plataforma idónea para las soluciones de eSports basadas en blockchain.

Estudio de caso: Kronoverse

Estudio de caso: Kronoverse

A medida que la industria de los eSports continúa creciendo tanto en relevancia como en popularidad, la plataforma de juegos basada en blockchain Kronoverse está intentando implantar justicia, integridad y nuevos métodos de monetización en este sector floreciente mediante el uso de Bitcoin SV.

«Originalmente, empezamos creando el juego CryptoFights en 2017″, explica Adam Kling, fundador y director ejecutivo de Kronoverse.

«Desde entonces, la ambición del proyecto ha cambiado y ahora tenemos el objetivo de convertirnos en uno de los principales ejemplos de cómo se puede implementar la tecnología blockchain».

CryptoFights, que se está desarrollando en el marco de Kronoverse, es un juego de rol en línea creado por completo en blockchain BSV. Actualmente en su fase beta de desarrollo, CryptoFights aprovecha diferentes elementos exclusivos del blockchain, incorporando resultados verificables, apuestas en las partidas y un sistema de propiedad de los artículos del juego basado en los mismos principios de propiedad de Bitcoin.

«Empezamos a considerar la posibilidad de ir más allá con CryptoFights debido a los avances técnicos que estábamos haciendo y a los problemas que estábamos resolviendo a medida que lo desarrollábamos», explica Kling.

«Eso nos hizo pensar en cómo podrían utilizarse estos avances para otros juegos en desarrollo, pero luego dimos un paso más cuando vimos que esta tecnología podría aplicarse desde ya a la industria de los eSports».

A medida que la industria de los eSports sigue una marcada trayectoria de crecimiento –con ingresos directos que se espera que superen los 2300 millones de dólares para 2022, más que la Fórmula Uno o la Liga de Campeones de la UEFA– los modelos de negocio se ven obligados a adaptarse sobre la marcha, mientras que emergen proveedores de servicios en todo el ecosistema, en un esfuerzo por capitalizar las nuevas economías emergentes.

«En los eSports actuales, gran parte del dinero que se está generando proviene de la publicidad y los patrocinios. Los grandes editores, que cuentan con un gran número de seguidores, crean grandes eventos en los que invierten millones de dólares en premios, llenando los estadios con miles de aficionados», explica Kling.

«Eso atrae a los equipos, que a su vez consiguen patrocinios y atraen a los anunciantes, así que se está generando mucho dinero de la misma manera que en los deportes tradicionales. Si nos fijamos en el mundo de los deportes tradicionales, que tienen ese tipo de estructura, los eSports van en esa misma dirección, que es lo que yo veo más bien como un sistema heredado».

En cambio, Kling prevé un futuro diferente para los eSports; uno que utiliza las ventajas inherentes que tiene en comparación con los deportes tradicionales, a saber, la accesibilidad y los pocos obstáculos a la entrada.

«Veo una dirección diferente para los eSports y para el destino de esta enorme industria; para mí, el punto fuerte de los eSports es la capacidad de jugar desde casa: Puedo competir como un jugador profesional y ganarme la vida haciéndolo», afirma Kling.

«Con Kronoverse, estamos proporcionando una plataforma de eSports exclusiva que permitirá a los desarrolladores monetizar sus juegos de nuevas maneras, con características relacionadas con los artículos del juego y con su integridad».

Ingresos e integridad

La plataforma Kronoverse propone cambiar el panorama de los eSports a través de tres pilares fundamentales: artículos, integridad e ingresos, todo ello posible gracias al aprovechamiento de la potencia y las capacidades únicas del blockchain BSV.

«La industria de los eSports sufre mucho por las trampas, algo que ocurre en los videojuegos en general, pero que se convierte en un problema más serio en los juegos competitivos, un problema que estamos tratando de resolver con la plataforma Kronoverse», explica Kling.

«Ha habido casos de partidas semiprofesionales o de primera categoría que han sido amañadas, con jugadores que apostaron contra sí mismos, perdiendo a propósito y sacando provecho de la derrota. Si estas cosas se desbocan, se pierde la integridad de los juegos y se corre el riesgo de perder segmentos del mercado de los eSports, incluidas las apuestas, que ya generan miles de millones cada año».

Para abordar estas cuestiones, cuando se juega a un juego con Kronoverse, todos los elementos del juego se registran en el blockchain mediante una transacción (de forma muy similar al modo en que las transacciones de Bitcoin se escriben en el blockchain), creando un registro permanente del juego y sus entradas, y habilitando al mismo tiempo las características de los contratos inteligentes, como los pagos por las apuestas en los juegos.

«Kronoverse está diseñado esencialmente como un portal, de modo que el jugador es básicamente una cartera de Bitcoin, y se comunica con un nodo, así que lo que hemos hecho es crear un portal de alto rendimiento para realizar esa transacción, lo que mantiene bajos tanto la latencia como el coste. Con el funcionamiento de nuestra plataforma, una partida entera puede ser tan pequeña como una transacción», dice Kling.

«Cada jugador de una partida está generando entradas para sus movimientos o al tomar decisiones; lo que hacemos es pensar en eso como si fuera una transacción, en un sentido amplio, así que cuando lo hacemos y lo ponemos en el blockchain, significa que Kronoverse no puede alterar esos datos porque las entradas del jugador se convierten en un registro criptográfico e inmutable de la partida».

Al escribir esos registros en el blockchain de Bitcoin SV, se crea una entrada que además de ser inalterable, también está disponible y accesible de forma permanente, lo que permite la verificación de las entradas y los resultados, tanto en tiempo real como con fines históricos.

«Sin ninguna base de datos que pueda ser alterada a puerta cerrada, y con todos los datos disponibles y verificables públicamente, la integridad del juego adquiere un nuevo aspecto de inmediato», dice Kling.

«Lo que tenemos es, de hecho, un validador, que verifica el estado del juego y actualiza lo que está sucediendo; cualquiera puede ver si alguien está haciendo trampas, porque pueden ver los datos que han sido introducidos en él».

esports-on-blockchain

Cuando incorporamos usuarios a la plataforma, también pasamos la cuenta del jugador a través de un KYC (conoce a tu cliente, por sus siglas en inglés) para conocer la verdadera identidad de ese jugador. Esto nos da una cadena que llega hasta su identidad real, de modo que si los jugadores hacen trampas, estas se almacenan inmediatamente en el blockchain de Bitcoin SV y pueden ser auditadas por cualquiera», dice Kling.

«El haber sido descubierto haciendo trampas acompañará al jugador en cada partida que juegue en la plataforma, de modo que estamos creando un gran riesgo para los posibles tramposos. No importa si juegan cien partidas y solo hacen trampas en una, lo sabremos. Esto puede llevar a que te prohíban participar en todos los juegos de la plataforma o, peor aún, en sanciones penales debido a la gran cantidad de dinero involucrada en algunos de estos juegos».

Los requisitos KYC entran en juego, ya que la plataforma Kronoverse también proporciona funciones de apuestas para juegos con dinero, lo que tiene el efecto suplementario de reforzar sus ofertas de integridad de juego. Junto con las capacidades inherentes del blockchain, permiten a Kronoverse crear un entorno con juegos que tienen resultados verificables, integridad demostrable y premios en efectivo, lo que permite que las partidas profesionales de eSports se realicen en cualquier momento y lugar.

«Debido a que utilizamos el límite de polvo en las transacciones, jugar en una partida sin clasificación y sin dinero en efectivo con integridad verificable costará fracciones de centavo», dice Kling.

«En nuestro sistema con clasificación, hay un coste de entrada para las partidas, puede ser de 10 centavos, o de 5 dólares cada uno para 20 jugadores, con premios en efectivo para los ganadores. En estas partidas, recibimos un 10 por ciento del bote de los premios en concepto de honorarios de operador, un porcentaje que pasamos directamente al desarrollador del juego, lo que proporciona a los desarrolladores una nueva fuente de ingresos para sus juegos».

Artículos y Tokens del juego

Capitalizar un concepto ya probado en el blockchain es el tercer elemento clave de la plataforma de Kronoverse, que cambia la dinámica de los artículos y coleccionables del juego. Lo hace eliminando la centralización de los activos digitales, que se consigue mediante la incorporación de derechos de propiedad fuera de la infraestructura propia de los desarrolladores de juegos, de la misma manera se atribuye propiedad a los Bitcoins.

«La forma en que funcionan los objetos de un juego es que entro en él y elijo el objeto que quiero comprar, ya sea una apariencia o un personaje nuevo; luego, pago al desarrollador o editor del juego para poder acceder a ese objeto del juego. Si alguna vez pierdo mi cuenta o no puedo volver a entrar por cualquier razón, habré perdido ese objeto. Básicamente, pago por el acceso a ese objeto, como si lo alquilara», explica Kling.

«Sin embargo, con blockchain, podemos cambiar esto. Cuando piensas en Bitcoin, la idea que subyace es que cuando tienes un Bitcoin, es tuyo, está en tu cartera. Es lo mismo con los artículos que están almacenados en blockchain; son tuyos de verdad y no se pueden replicar. Hay una escasez demostrable y tienes la posibilidad de usarlo, venderlo o intercambiarlo de la misma manera».

esports-on-blockchain

«Lo que vemos es que a los jugadores les encanta coleccionar. Les encanta poder vender los objetos para recuperar parte del fruto de su esfuerzo en dólares reales, con un valor especulativo de los objetos, y un mercado que negocia con ellos a lo grande en muchos juegos», dice Kling.

«Lo que en realidad estamos haciendo es crear un nuevo ecosistema de comercio. En esencia, se puede tener un mercado de valores para los artículos de un juego. Esto ya está sucediendo en el blockchain y es una de las aplicaciones más probadas de los juegos en blockchain».

Aunque solo tengan relevancia en el juego, los artículos digitales pueden traducirse en impresionantes tasaciones en el mundo real. Es normal que los precios de las armas y las apariencias alcancen los miles de dólares, e incluso se han vendido parcelas de terreno virtuales por más de 6 millones de dólares. Utilizando el enfoque de Kronoverse, los expertos que comercian con estos activos digitales pueden obtener derechos de propiedad independientes del ecosistema de los juegos, con el propio activo almacenado en blockchain.

«Una de las formas en que nuestra plataforma se diferencia es que con Bitcoin SV podemos almacenar más datos que con otros blockchains. Por ejemplo, si tenemos un arma en un juego (podemos almacenar en el blockchain el modelo 3D, las texturas, los sonidos, etc. para el funcionamiento de esa arma en el juego) esto constituye un activo digital que se almacena en blockchain para siempre, y su propietario es dueño de cada parte de ese activo», detalla Kling.

«En otros blockchains, como los que utilizan tokens de Enjin en Ethereum, por ejemplo, no es posible almacenar todos los datos de los artículos del juego en la cadena, lo que significa que el modelo 3D y las texturas siguen perteneciendo al desarrollador del juego, de modo que si quieren cambiar su aspecto o su funcionamiento, pueden hacerlo, lo que podría invalidar el valor del artículo cuando se venda. Sin embargo, con nuestro sistema, todo es inmutable, hasta el mismo artículo».

En el 2020, Kronoverse dará los pasos siguientes para empoderar a los jugadores con artículos del juego, introduciendo el Kronoverse Marketplace, que permite a los jugadores comprar, vender e intercambiar artículos. Una vez adquiridos, los objetos se almacenarán automáticamente en la cartera de Kronoverse de los jugadores, con sus descripciones y estadísticas, así como la procedencia y el historial del artículo. Estos artículos estarán representados como tokens en el blockchain de Bitcoin SV, alejándose del sistema Ethereum basado en Enjin sobre el que se construyó originalmente Kronoverse.

Eliminando limitaciones con Bitcoin SV

«Me interesé por Bitcoin en 2013 y pensé que era una tecnología simplemente genial, pero todo giraba en torno a sus funcionalidades de pago, así que lo dejé de lado hasta que vi que CryptoKitties empezó a acaparar los titulares», dice Kling.

«Cuando vi que un CryptoKitty se cambiaba por 100 000 dólares, para mí fue una demostración conceptual de que había un valor real en la escasez digital y en los tokens no fungibles. Esto supuso el pistoletazo de salida para la carrera de los videojuegos en blockchain, y también fue cuando comencé mi proyecto».

Kling comenzó a trabajar en su primer producto de videojuegos basado en blockchain poco después con CryptoFights, un juego de combate por turnos que completó su segunda fase beta de pruebas en enero del 2020.

«Originalmente, empezamos a programar CryptoFights con Ethereum. En esa época había mucha actividad de desarrollo con Ethereum, ya que la comunidad de desarrollo se centraba en ella, y por buenas razones, puesto que el resto de blockchains no estaban ni mucho menos al mismo nivel y Bitcoin Core era solo para pagos. Sin embargo, cuando empezamos a programar, nos encontramos con muchos problemas complejos», puntualiza Kling.

«Queríamos hacer funcionar nuestro juego en blockchain, pero con la forma en que se estaba haciendo en Ethereum, se estaban creando muchos problemas relacionados con el coste de las transacciones y la velocidad de las mismas, lo que restringía los tipos de juegos que podíamos poner en funcionamiento».

Las limitaciones de la red Ethereum para los proyectos en el ámbito de los videojuegos y los eSports son ya bien conocidas. Cuando CryptoKitties estaba en la cima de su popularidad, la red Ethereum se vio abrumada por el número de transacciones adicionales que se estaban generando, lo que aumentó tanto el precio de la transacción como el tiempo necesario para que todas las transacciones de la red se confirmaran.

«Uno de los problemas que tuvimos con Ethereum fue el escalamiento, porque el problema existía en la capa 1, donde se envían los datos al blockchain, lo que dio lugar a todo tipo de problemas, como las tasas de gas», dice Kling.

«Cuando miré la hoja de ruta de escalamiento de Ethereum, quedó claro que nunca íbamos a poder tener un millón de jugadores jugando en Kronoverse. En su lugar, todo el mundo está teniendo que desarrollar tecnologías de capa dos y solo envían los resultados al blockchain de Ethereum. Con Bitcoin SV, no necesitamos hacer eso».

esports-on-blockchain

Al cabo de un año, Kling –y luego Crypto Fights– sacó su proyecto de Ethereum y comenzó el proceso de trasladarlo a Bitcoin SV, una decisión importante en la hoja de ruta para la puesta en marcha de la fase inicial, pero Kling confiaba en que era el movimiento correcto para su negocio y sus perspectivas de futuro.

«Cuando empezamos a oír hablar de Bitcoin SV, echamos un vistazo y uno de mis compañeros se dio cuenta de que nos solucionaba todo. Estábamos trabajando en lo que se llama un DAG (gráfico acíclico dirigido, por sus siglas en inglés) para usar en un sistema de capa dos, que era una solución realmente compleja para las limitaciones que presentaba Ethereum. Con Bitcoin SV, de repente nos dimos cuenta de que ya no lo necesitaríamos», explica Kling.

«Lo importante para nosotros era que la capa de consenso en Bitcoin SV es diferente a la de Ethereum, lo que significa que puede estar en el lado del cliente. Partimos de ahí y cuando nos involucramos de verdad, fue como tener un nuevo lenguaje de programación a nuestra disposición».

Al pasar de Ethereum a Bitcoin SV, el alcance del proyecto se expandió exponencialmente, ya que Kling y su equipo consiguieron dominar el potencial del blockchain de BSV. En lugar de desarrollar un videojuego basado en blockchain, se creó Kronoverse, con la visión de crear una plataforma con el potencial de cambiar no solo la forma de jugar a los eSports, sino de ampliar la base de usuarios haciendo que las funciones de nivel profesional sean accesibles para todos.

«Cuando empezamos a trabajar con Bitcoin SV, nos dimos cuenta de sus posibilidades y empecé a pensar en todas las cosas que se podrían hacer en el mundo de los juegos con los eSports. Bitcoin SV fue la verdadera inspiración para crear Kronoverse, porque era el componente fundamental que necesitábamos para construir lo que queríamos construir», dice Kling.

«Bitcoin SV es mucho más barato que Ethereum y es más flexible para nosotros. También tenemos la capacidad de asociarnos con procesadores de transacciones como TAAL para negociar una cuota mensual por nuestras transacciones si tienen el poder de hash, y esto nos da un nivel de libertad económica que no teníamos con el Ethereum, lo que ayudó aún más a nuestro caso de negocio».

Kling dice que la tecnología y la plataforma de Bitcoin SV están en condiciones de consolidar a Kronoverse como algo revolucionario para los eSports, con la ventaja de ser los primeros pioneros frente a los posibles competidores, lo que ayuda a posicionar a Kronoverse a la vanguardia de cualquier cambio en el sector.

«Somos parte de la Blockchain Game Alliance y muchos de sus miembros siguen empleando Ethereum», dice Kling.

«Esto me demuestra que todavía están lidiando con muchas de las mismas limitaciones que tuvimos nosotros y están teniendo que diseñar en torno a esas limitaciones. Por eso, nuestra tecnología back-end está muy por delante de ellos, y creo que nuestro cambio a Bitcoin SV va a terminar siendo uno de nuestros mayores logros».