Invertir en el futuro

Alex Speirs 150 x 150
By Alex Speirs Published: febrero 16, 2021
Sir Anthony Ritossa and Jimmy Nguyen

Con una conciencia cada vez mayor del potencial rompedor que la tecnología de cadena de bloques representa para prácticamente todos los sectores, era natural que este tema se tratara en profundidad en la 13.ª Cumbre Mundial de Inversiones para Oficinas de Gestión de Patrimonios Familiares de Ritossa en Dubái, con Bitcoin SV y empresas participantes del ecosistema en general bien representadas en el evento.

La Cumbre Mundial de Inversiones para Oficinas de Gestión de Patrimonios Familiares de Ritossa (The Ritossa Summit), organizada por Sir Anthony Ritossa y celebrada bajo el auspicio de Su Alteza el Jeque Ahmed Al Maktoum, acoge a asistentes con un patrimonio extraordinario y a sus representantes de inversión, con un patrimonio conjunto que asciende a los 4,5 billones de dólares.

Las empresas de Bitcoin SV y los innovadores que las dirigen participaron en una serie de sesiones y mesas redondas durante los tres días que duró el evento, mostrando el enorme potencial de la tecnología a la hora de añadir valor. Todas las ponencias y presentaciones tenían diferentes enfoques, pero surgió un tema claro: better (mejor). En una cumbre sobre inversiones a futuro, el mensaje del grupo de especialistas en Bitcoin SV fue que la tecnología proporciona un medio para mejorar el statu quo.

 

Ciudades inteligentes

Una de las mesas redondas, “Better Communities with Blockchain: Smart Cities and the Internet of Things” (Mejores comunidades con la cadena de bloques: ciudades inteligentes y el Internet de las cosas), se centró en el papel que la tecnología de cadena de bloques ha de desempeñar en las ciudades del futuro.

Simit Naik, director de servicios empresariales de nChain, la principal empresa de investigación y desarrollo de la cadena de bloques, señaló un ejemplo concreto, Geospock, una empresa de integración de datos de escalado extremo centrada en los datos geoespaciales.

“La cadena de bloques puede ayudar en dos áreas fundamentales. En primer lugar, ofrece una forma muy segura y transparente de mantener la integridad de los datos. Podemos, por tanto, utilizarla para garantizar la integridad de los datos existentes en una base de datos geoespacial”, explicó Naik.

“En segundo lugar, Geospock captura datos relacionados con eventos. Los eventos tienen el potencial de convertirse en información valiosa, desencadenando por sí mismos otros acontecimientos. Podrían ser eventos de pago, y lo que estamos haciendo al usar la cadena de bloques es añadir la capa de pagos encima. El hecho de que Bitcoin SV nos permita hacer uso de micropagos significa que es posible realizar pagos por debajo de un céntimo ―o menos― en cada evento. Esto nos permite realizar pagos en tiempo real con datos de eventos que están sucediendo en directo”.

“Un ejemplo de todo esto son los datos de eventos captados por los sensores de carretera en Singapur, que se utilizan para activar pagos. De este modo, cada vez que se conduce un coche por la carretera, en lugar de pagar un impuesto anual, se puede pagar por el uso. Todo eso puede hacerse en tiempo real directamente en la cadena de bloques”.

La empresa desarrolladora de realidad extendida (XR) Transmira también tuvo su representación en la mesa redonda, con la presencia de su director general, Robert Rice. Al igual que Geospock, Omniscape, el producto estrella de Transmira, también aprovecha los datos basados en la localización, aunque en su caso para crear campañas publicitarias y experiencias para marcas comerciales, empresas y ciudades inteligentes.

“Estamos en un entorno en el que hay gran cantidad de datos”, explicó Rice. “Lo que estamos haciendo [con Transmira] es pasar de los datos a la información ―al conocimiento― y, en última instancia, a la experiencia”.

 

Gestión de datos

Al hablar de las aplicaciones que tiene la tecnología de cadena de bloques, los datos son el factor recurrente común en todos los debates. Por ello, la siguiente mesa redonda pasó de centrarse en las comunidades a centrarse en las empresas, debatiendo sobre cómo las capacidades de gestión de datos de Bitcoin SV conducirán a mejores resultados empresariales. La sesión contó con líderes empresariales de todo el ecosistema de Bitcoin SV para hablar sobre la aplicación de la tecnología de cadena de bloques en el contexto de la gestión de datos.

Uno de estos proyectos es el de UNISOT: Seafoodchain. El director general de UNISOT, Stephan Nilsson, participó en el panel y defendió las aplicaciones de gestión de datos de la cadena de bloques, utilizando su propia empresa como ejemplo:

“Lo que vemos en la industria pesquera es que hay muy poca digitalización; se hace mucho trabajo manual”, explicó.

Seafoodchain es la solución industrial que hemos desarrollado para el sector pesquero. Lo que ofrecemos con nuestra solución de gestión de la cadena de suministro son herramientas que mejoran la calidad del producto y también ayudan a demostrar la sostenibilidad y la procedencia del producto”.

En una cadena de suministro determinada, todos los eslabones y empresas implicadas generan enormes cantidades de datos. Esto sucede, sobre todo, en el caso de los productos del mar, pero ocurre lo mismo en prácticamente todos los sectores; y se generarán más datos aún a medida que las cadenas de suministro globales continúen alargándose y creciendo en complejidad con el tiempo.

“Estamos recopilando información de cada paso de la cadena de suministro: desde el ADN de las huevas de pescado ―y cómo se ha criado, cosechado y sacrificado― hasta su transporte al restaurante”, explicó Nilsson, antes de plantear un beneficio secundario del enfoque basado en la cadena de bloques.

Al tomar estas pequeñas piezas de información y ponerlas en la cadena de bloques, las empresas de la cadena de suministro también pueden monetizar esa información”, añadió.

“Pueden comprar y vender pequeñas piezas de información, como la temperatura, el peso o la ubicación, y empezar a venderlas a otros agentes de la cadena de suministro. El pescador puede monetizar la información de cómo ha capturado el pescado, en qué momento y en qué lugar, todo lo cual puede utilizarse a lo largo de la cadena de suministro”.

nChain ayuda a los distintos sectores a crear soluciones de cadena de bloques para que las empresas puedan sacar más provecho de sus datos. Naik puso como ejemplo las capacidades de gestión de datos que impulsa de forma positiva EHR Data, que toma esta idea y la aplica a la sanidad, posiblemente uno de los sectores que más pueden ganar con la revolución en la gestión de datos que ofrece la cadena de bloques.

“El primer principio del proyecto [EHR Data] fue eliminar los silos de datos, simplificar el modo de hacerse con esta única fuente de verdad para conocer toda la información sanitaria relacionada con el paciente. La siguiente fase es monetizarla y aumentar el valor de esos datos para el propio paciente: EHR Data facilita que el paciente sea dueño de esos datos, que los autorice y los comparta con otras organizaciones sanitarias de todo el mundo”, explicó Naik, y añadió:

Consideramos que los datos son el producto más valioso del siglo XXI”.

 

Mejorar los organismos públicos

Por supuesto, si la cadena de bloques tiene todo esto que ofrecer a las empresas privadas, puede ofrecer muchos de estos mismos beneficios a los organismos públicos. La administración pública es, en muchos casos, una cuestión de gestión de datos: en teoría, la base de clientes de un organismo público es la población en general, lo que significa que la cantidad de datos en cuestión puede ser enorme.

En el transcurso de la mesa redonda que estaba moderando, con el título “Better Government with Blockchain” (Mejor administración pública con la cadena de bloques), el presidente y fundador de la Bitcoin Association, Jimmy Nguyen, explicó que “el objetivo de este panel de discusión es hablar sobre cómo las empresas privadas, que a menudo son las que desarrollan la tecnología de cadena de bloques, pueden trabajar con los organismos públicos para ofrecer soluciones que beneficien al bien común. Muchas de las aplicaciones clave de la cadena de bloques en esta región están viéndose impulsadas por la administración pública”.

Muhammad Salman Anjum, director general del Bin Zayed Group, se mostró de acuerdo y añadió: “los casos de uso más importantes de la cadena de bloques empresarial se dan en el sector público. ¿Quién es el mayor beneficiario de la cadena de bloques? Los organismos públicos. ¿Por qué? Porque necesitan confianza. ¿Qué es lo que aporta confianza? La cadena de bloques. Se trata de una pareja perfecta”.

Los organismos públicos prestan muchos servicios a sus ciudadanos, por lo que los posibles efectos de la tecnología de cadena de bloques son abundantes. Al mismo tiempo, las administraciones públicas no suelen ser tan ágiles como las empresas privadas, por lo que el proceso de cambio masivo puede ser más lento.

“Hay que ir poco a poco: se empieza por los casos de uso sencillos, luego se pasa a los cruciales, como las identificaciones, y se termina con los casos de uso que pueden cambiar el destino de un país”, explicó Anjum.

Ahmed Yousuf, director de transformación digital del Ayuntamiento de Holy Makkah en Arabia Saudí, formó parte de la mesa redonda para ofrecer una perspectiva de gestión pública sobre innovación.

“Nosotros, cuando vimos las posibilidades de la cadena de bloques, nos dimos cuenta del efecto que podría tener en el futuro a corto y largo plazo, basándonos en los desafíos y problemas empresariales reales a los que nos enfrentamos en el día a día”, dijo.

“Uno de los problemas a los que nos enfrentamos es que en la administración pública se considera que la cadena de bloques se limita a una sola aplicación [monedas digitales] y cuestiona la idea de poder darle uso para prestar servicios. En respuesta a esto, hemos empezado a aportar casos de uso, diciendo: “echemos un vistazo a todo el tejido y preguntémonos cómo podemos implementar toda la infraestructura en función de un conjunto de problemas y un conjunto de soluciones”.

 

La clave de un mundo sostenible

Más tarde, Nguyen hizo una presentación centrada en cómo la tecnología de cadena de bloques puede ser un motor clave hacia un futuro sostenible, señalando tres casos de uso de empresas del ecosistema de Bitcoin SV que ya están sentando las bases.

El primero fue Weather SV, una plataforma que permite a los usuarios registrar un flujo de datos climáticos directamente en la cadena de bloques. Estos datos están a disposición del público y la intención es, con el tiempo, crear plataformas de intercambio de datos que puedan ser utilizadas para ofrecer una fuente universal de información climática y meteorológica que, a su vez, se use para obtener una visión general de los datos meteorológicos.

Recycle SV es otra empresa que está haciendo de la sostenibilidad su negocio, con una start-up escocesa que utiliza datos para incentivar el reciclaje. Su aplicación móvil, llamada, de manera muy acertada, Recycle SV, puede utilizarse para escanear los códigos de barras o los códigos QR de los envases y confirmar que se han depositado en un punto de reciclado, donde también se escanean. Esto crea una economía de datos en torno al proceso de reciclaje, proporcionando elementos medibles muy útiles a los responsables de la toma de decisiones, al tiempo que abre la puerta para que los que realizan el reciclaje se sientan incentivados para hacerlo.

Predict Ecology es una empresa australiana que estudia varias formas de proteger el medioambiente con la cadena de bloques, gracias a un proyecto en marcha que utiliza sensores de Internet de las Cosas (IdC) en los árboles para registrar datos en Cairns, Australia. Estos sensores se pueden usar para monitorizar múltiples datos. Un ejemplo de ello, que se está estudiando actualmente, utiliza la tecnología para registrar las emisiones de dióxido de carbono de un árbol concreto y, luego, traducir este registro en una estimación del ahorro energético generado al preservar ese árbol.

 

Mejor atención sanitaria con la cadena de bloques

Cualquier sector que dependa en gran medida de los datos tiene el potencial de ser mejorado de manera directa y significativa gracias a la tecnología de cadena de bloques. La sanidad es un sector que no solo crea y depende de grandes cantidades de datos, sino que cualquier mejora de su statu quo puede tener beneficios tangibles inmediatos en el bienestar de la sociedad.

Muhammad Salman Anjum, director general del Bin Zayed Group, que ha estado desarrollando un sistema de gestión de la COVID basado en la cadena de bloques, afirmaba:

“La COVID ha sido el gran problema de 2020; lo correcto es resolverlo con la tecnología de 2020”, dijo.

“Las aplicaciones web y las bases de datos heredadas son tecnologías de hace 10, 20 o 30 años. Ahora contamos con tecnología de última generación. En estos momentos, creo que la tecnología ha alcanzado el suficiente nivel de maduración y podemos llegar a una solución a nivel de producción. La COVID es un reto que actualmente implica a todo el mundo: los trabajadores sanitarios de primera línea no pueden resolverlo por sí mismos, necesitan ayuda”.

Anjum señaló multitud de casos de uso de la cadena de bloques relacionados entre sí en los que la cadena se convierte en un medio integral para gestionar respuestas que afronten la COVID, incluidas, por supuesto, las vacunas.

“Las vacunas serán la mayor operación de cadena de suministro del mundo. La línea del tiempo tiene que ser precisa: no contamos con años; debe hacerse en unos seis meses. El sistema de gestión es necesario para planificar, adquirir, priorizar la distribución y ejecutar la operación”, dijo.

No se puede gestionar información errónea en el caso de este producto, y habrá muchos que afirmen tener una vacuna, buscando ganar dinero rápido. Si no contamos con un elemento de confianza (la cadena de custodia que no está en la cadena de bloques), estas cosas seguirán ocurriendo”.

Ron Austring, científico jefe de EHR Data, habló sobre los problemas que crea un sistema sanitario basado en innumerables repositorios de fuentes de datos en silos, que a menudo se centran en los mismos temas, pero que siguen siendo incoherentes e incompatibles entre sí.

“En EHR Data, estamos tomando todos los silos de datos sanitarios de Estados Unidos y los estamos combinando en un único silo. Esto permite hacer un seguimiento de todos los servicios médicos en todos esos sectores diferentes”, añadió.

“Cuando un paciente acude a la farmacia con una receta de un medicamento opiáceo, ese registro se almacena en un formato cifrado seguro. Escribimos el hash de esos datos en la cadena de bloques y en un nodo de archivo para que no puedan ser destruidos ni manipulados”.

Una vez que los datos están en la cadena de bloques, se puede confiar en ellos y pueden ser utilizados para ofrecer información procesable, tanto a los responsables de la toma de decisiones como a los propios pacientes.

Una aplicación específica de todo esto que EHR Data está desarrollando está relacionada con la crisis de los opioides, un área que, según Austring, está viéndose contenida por las fuentes independientes de datos sanitarios ampliamente distribuidas. Con los datos sanitarios en un único repositorio, se pueden analizar más datos a largo plazo, como el nivel de morfina que consume un paciente que tiene asignadas varias recetas de opiáceos.

Phillip Runyan, director de Veridat, empresa de higiene de datos en la cadena de bloques que actualmente está desarrollando soluciones en el espacio de la investigación clínica, también comentó el efecto silo:

“El problema es la integridad de los datos. Como fabricante, ¿cuento con todos los datos, sin adulterar, de múltiples silos? ¿Tengo una visión completa para tomar decisiones inteligentes que me hagan avanzar o frenar el desarrollo de fármacos? Como organismo regulador, ¿tengo toda la información de un fabricante de medicamentos y sé que es exacta? ¿Está completa? Estas cuestiones son increíblemente importantes, y nuestro servicio resuelve estas inquietudes y muchas más”, dijo.

Runyan señaló ejemplos recientes de China. Una historia en concreto se refería a una persona en China que había sido sorprendida en repetidas ocasiones sobornando a funcionarios para conseguir la aprobación de sus vacunas y otros productos farmacéuticos. En un mundo en el que los datos son inmutables y no se pueden fabricar, esto ya no es un problema.

 

Invertir en la cadena de bloques

Jimmy Nguyen aprovechó la ocasión para dirigirse al público y hacer hincapié en que las inversiones en la cadena de bloques se están utilizando para ayudar a crear un futuro mejor.

“La tecnología de cadena de bloques es el mayor salto tecnológico de nuestras vidas desde la llegada de Internet, pero la mayoría de la gente no entiende del todo por qué”, dijo.

“La respuesta está en los datos y en la capacidad de estos para que podamos crear un mundo mejor mediante la optimización, gestión del acceso y monetización de la información”.

Para ilustrarlo, presentó las cifras generadas por la red de carreteras IdC de Singapur, que registra 160 000 viajes por carretera a la hora, 4 000 000 en un día y 1400 millones en un año. En conjunto, estos datos suponen 1,3 billones de filas y 108 terabytes de datos.

A una escala tan masiva, los problemas de recogida y análisis de datos se amplifican. Aquí es donde la tecnología de cadena de bloques y, en concreto, Bitcoin SV, puede intervenir y marcar la diferencia. La eliminación de los intermediarios reduce enormemente el margen de error de los datos y elimina la necesidad de confianza entre terceros. Los datos ya no tienen que estar en silos, sino que pueden almacenarse en un único repositorio verificable. Las transacciones de datos pueden emparejarse sin problemas con los datos, creando incentivos para la creación y el intercambio de datos en todo el ecosistema.