Jan Smit, embajador de Bitcoin Association en los Países Bajos

bitcoin-association-ambassadors-jan-smit-netherlands

Bitcoin Association habla con Jan Smit, socio fundador del fondo de capital de riesgo Two Hop Ventures y embajador de Bitcoin Association en los Países Bajos, sobre las perspectivas de inversión de las empresas de blockchain, la situación actual en los Países Bajos y por qué su fondo se centra únicamente en start-ups del espacio de BSV.

Jan Smit, que se describe como “un tipo tecnológico”, llega al mundo de Bitcoin con un perfil único. Después de estudiar físicas en la universidad, Smit se pasó al sector empresarial y trabajó como consultor de gestión.

“Trabajé de consultor en Bain & Company, una empresa especializada en asesorar a fondos de capital privado. Con esta decisión, empecé mi trayectoria en esta área”, explica Smit.

“Estaba muy interesado en las monedas digitales y la tecnología blockchain, gracias a lo cual tuve la oportunidad de unirme a un fondo que invierte en este sector. Así conocí a Alex, mi actual socio”.

Oficialmente, Two Hop Ventures se creó en verano de 2018, cuando Smit se asoció con Alex Fauvel, exanalista de blockchain de Cyber Capital, para iniciar el proyecto.

“Somos un fondo de capital de riesgo que solo invierte en el espacio de Bitcoin SV. Se trata de un fondo tradicional, así que no invertimos en monedas digitales ni nada por el estilo. Obtenemos compromisos en monedas fiduciarias tradicionales de los inversores tradicionales. Después, los invertimos en el capital de start-ups y scale-ups que creemos que serán esenciales en el ecosistema de BSV a largo plazo”, explica Smit.

“De aquí a cinco o seis años, esperamos agregar valor durante la trayectoria a la empresa y que se revalorice. Entonces, podemos vender esa inversión a mayor precio y mantener contentos a nuestros inversores. Ese es el objetivo final de nuestra empresa”.

Sin embargo, alcanzar esa etapa tendrá todo un proceso. En sus primeros dos años, Two Hop ha dado grandes pasos para conseguir su objetivo.

“Crear un fondo no es nada fácil. Es necesario disponer de la documentación legal y los socios pertinentes, hacer los trámites para contar con un administrador del fondo o abrir una cuenta bancaria, lo cual puede ser todo un reto siendo una empresa de blockchain. Es mucho trabajo”, dice Smit.

“Pero todo eso es relativamente fácil en comparación con ganarse la confianza de los inversores y que respalden al equipo, el enfoque que tienes y un plan que les genere beneficios. Es un reto porque estamos tratando con inversores profesionales. La ley requiere una inversión mínima de 100 000 €, pero nosotros pedimos un compromiso de al menos 250 000 €”.

Two Hop consiguió un hito importante con el primer cierre de 2019. Después, en la conferencia CoinGeek de Londres de febrero de 2020, se anunciaron más inversiones.

“El primer cierre del fondo se produjo en noviembre del año pasado, un momento crucial para cualquier fondo”, afirma Smit.

“Luego, en CoinGeek, nos alegró poder anunciar nuestra inversión en Centbee, empresa a la que vemos como el ejemplo perfecto del tipo de inversiones que queremos hacer. Tienen un gran equipo con mucha experiencia, pero también con muchas habilidades diferentes, no solo las relacionadas con el sector financiero, sino también las de los desarrolladores que han crecido con Bitcoin”.

Smit espera que este sea el primero de muchos cierres. Además, considera que es el momento perfecto para invertir en empresas que aún no han llamado la atención de los fondos principales, tampoco de aquellos que operan en el área del blockchain y las monedas digitales.

“Vivimos un momento apasionante, ¡de grandes oportunidades! Estoy completamente seguro de que la mayoría de estas empresas crecerán y su valor será mucho más alto que el que tienen actualmente”, dice Smit.

“Creo que poder comprar en este nivel es una oportunidad única”.

 

Two Hop elige Satoshi Vision

La idea que dio origen a Two Hop en 2017 se concibió antes del enfrentamiento del hash entre Bitcoin Cash (BCH) y Bitcoin SV (BSV) en noviembre de 2018, un enfrentamiento que provocó que Bitcoin SV surgiera con un blockchain propio para continuar con el protocolo original de Bitcoin. En un principio, Two Hop estaba destinada a invertir solo en empresas basadas en el blockchain de BCH, pero, según Smit, la aparición de BSV ofreció una alternativa más atractiva que rápidamente se convirtió su objetivo.

“Al principio, estábamos totalmente centrados en Bitcoin Cash. De hecho, cuando se anunció que se llevaría a cabo la división, nos pilló colaborando en la organización de eventos para Bitcoin Cash”, revela Smit.

“Alex y yo nos situábamos más en el lado no anárquico de Bitcoin. Queríamos un blockchain que operara de forma transparente en el que las empresas desearan realizar desarrollos. Cuando se definió la filosofía de Bitcoin SV, era evidente que encajaba de forma natural con la nuestra, así que, cuando estaba claro que se iba a producir la división, nos sentíamos más acordes con la filosofía de BSV. Y nunca nos arrepentimos”.

Para una empresa como Two Hop, que invierte en empresas a largo plazo, operar en áreas intermedias no es una opción. La incertidumbre de un entorno operativo inestable y la perspectiva de enfrentamientos regulatorios continuos son factores de riesgo para cualquier empresa que desarrolle en un blockchain opaco a normas legislativas.

“Creemos que las empresas quieren poder desarrollar sobre el blockchain, pero, a la vez, que todo se haga según la legislación local y la entidad reguladora, y que todo funcione de forma transparente”, explica Smit.

“No nos cabía duda de que esa era la filosofía de Bitcoin SV y no la filosofía de Bitcoin Cash. Por eso, nos resultó fácil hacer el cambio”.

Smit se refiere a la actualización Genesis del protocolo Bitcoin SV, que se lanzó en febrero y eliminó por completo el límite de tamaño de bloque predeterminado, lo que ha tenido eco en la comunidad inversora.

“Es muy fácil y satisfactorio decir a las empresas que dispones de una plataforma estable y que el blockchain tiene un protocolo muy sólido. Se realizarán uno o dos pequeños cambios para volver a la versión original, pero el protocolo es robusto”, explica Smit.

“Eso te garantiza que si inviertes en tecnología para desarrollarla, continuará funcionando y se ampliará. Y todo ello se consigue gracias a bloques más grandes. Es la combinación definitiva”.

Tal capacidad de ampliación, combinada con la evidente solidez de los datos del blockchain de BSV, ofrece a los inversores que inviertan a largo plazo cierto nivel de seguridad cuando tengan en cuenta empresas que se encuentran en la fase inicial de desarrollo y que de otra forma no hubieran sido consideradas.

“Creo que no hay ningún otro blockchain que se acerque a ofrecer el conjunto de funciones que ofrece BSV y que, al mismo tiempo, esté debidamente descentralizado”, dice Smit.

“Hemos visto lo que sucede cuando los blockchains no están debidamente descentralizados: se convierten en un reducido club de personas con dinero que se mantienen en el poder. No son blockchains adecuados, y no es algo en lo que las empresas puedan basarse.

Además, para Smit no se trata solo de hablar, sino de ponerse en marcha. Su desembolso de capital para crear Two Hop Ventures se incluye en una serie de inversiones personales que ha realizado en empresas emergentes del ecosistema de Bitcoin SV. Smit está seguro de que estas inversiones ofrecerán dividendos en el futuro.

“Creo que Bitcoin SV ofrece una oportunidad fantástica”, dice Smit.

“Solo es cuestión de continuar desarrollando cosas y mostrárselas al mundo. En algún momento, aparecerá algo que atraerá la atención de la gente y, a partir de ahí, el objetivo estará claro”.

 

Embajador de Bitcoin Association en los Países Bajos

Además de su puesto a tiempo completo en Two Hope Ventures, Smit es embajador de Bitcoin Association en los Países Bajos, una posición desde la que promociona y amplía el papel de Bitcoin SV en la comunidad empresarial holandesa, una comunidad que, según él, está cada vez más abierta a la tecnología blockchain.

“Creo que los Países Bajos es un país muy innovador”, dice Smit.

“Aquí hay muchas start-ups y, en Ámsterdam, están los canales de blockchain, donde se ubican muchas de las start-ups de blockchain. El motivo es que, si las empresas se agrupan, se necesita mucho espacio de estacionamiento, ¡un espacio muy limitado por los canales!”.

Según Smit, aunque existe un gran entusiasmo por la tecnología blockchain a nivel nacional y potencial para ampliar su uso tanto entre empresas como entre usuarios finales.

“Creo que la adopción del blockchain es un poco más alta que la media de los Países Bajos. Una de las ventajas es que todo el mundo habla inglés, así que es más fácil comprender la información, por lo que las nuevas tecnologías se adoptan más rápidamente en los Países Bajos en comparación con otros países europeos”, explica Smit.

“Cada vez más empresas se informan sobre blockchain y detectan que hay casos de uso muy interesantes. Por ejemplo, todas las personas que trabajan en el puerto de Róterdam deben fichar a la entrada y a la salida en el blockchain para que el cuerpo de bomberos pueda usar la información en caso de incendio”.

La adopción por parte de las principales empresas, sobre todo de iniciativas públicas como la del puerto de Róterdam, ayudarán, sin duda, a aumentar el conocimiento de la tecnología blockchain en los Países Bajos. Sin embargo, aunque es una buena decisión para Róterdam y la comunidad de blockchain holandesa, a Smit le gustaría que el Gobierno considerase realizar cambios estructurales, los cuales podrían proporcionar más seguridad y certidumbre a las empresas del sector.

“Creo que una normativa más clara ayudaría a acelerar el desarrollo, sobre todo la relacionada con aspectos comerciales del blockchain y sus implicaciones”, dice Smit.

“Los abogados deben empezar a comprender qué significa que la información esté en el blockchain y a ser capaces de tenerlo en cuenta en sus decisiones”.

Smit cree que, en los Países Bajos, la tecnología blockchain y Bitcoin SV tienen un futuro prometedor que él mismo ayudará a hacer realidad.

“Normalmente, cuando hablo con la gente de Holanda, no creen que no haya casos de uso para el blockchain. En absoluto”, dice Smit.

“Las empresas ven el potencial y se están desarrollando de forma gradual. Es solo cuestión de tiempo que todas las empresas vean ese potencial”.