Josh Petty: perfil del embajador de la Bitcoin Association en Alemania

Alex Speirs 150 x 150
By Alex Speirs Published: noviembre 12, 2020
Twetch Co-Founder, Josh Petty


El cofundador y director general de Twetch, Josh Petty, se ha labrado una reputación en línea gracias a sus iniciativas de mercadeo de guerrilla, pero él espera que sea su floreciente negocio y el papel que desempeña en el desarrollo del ecosistema de Bitcoin SV lo que deje una impresión duradera.

“Supongo que se podría decir que soy un emprendedor en serie: me he pasado prácticamente los últimos diez años de mi vida desarrollando aplicaciones de software y ahora mismo estoy trabajando en proyectos de desarrollo con Bitcoin SV”, explica Petty.

“Mi principal foco de atención en estos momentos es Twetch, que es una aplicación de interfaz para Bitcoin. Los usuarios pueden publicar su información, ser dueños de sus datos y beneficiarse de ese contenido”.

Pero si Twetch es donde Josh Petty está ahora, ¿cómo fue que él empezó en el mundo de Bitcoin? ¿Y por qué terminó eligiendo a los casi omnipresentes gigantes de las redes sociales como uno de sus primeros objetivos?

“Al principio empecé en la universidad haciendo páginas web. Aprendí a hacer sitios web en WordPress –cosas muy sencillas– y luego, con el tiempo, me gradué en desarrollo de software”, dice.

“A lo largo de esa trayectoria profesional, aprendí mucho sobre Bitcoin y empecé a imaginarme un mundo en el que las aplicaciones pudieran utilizar Bitcoin, primero como dinero, y más tarde, como un lugar real para el almacenamiento de datos”.

Como cualquier otro emprendedor autodenominado, a Petty le interesa la manera en que las tecnologías innovadoras pueden ofrecer soluciones a los problemas actuales. Aunque descubrió Bitcoin por accidente, no tardó mucho en ver su potencial y empezar a pensar en cómo podría utilizarse.

“Supe de Bitcoin por primera vez en una fiesta universitaria y no sabía realmente de qué se trataba, me llevó un día o dos hacer una investigación básica”, añade Petty.

“Y lo que descubrí me llamó mucho la atención, acabé totalmente inmerso en ello después de pensármelo. Pensé que existía un caso de uso de gran envergadura. Incluso sin saber mucho en ese momento sobre tecnologías de pago o Internet, inmediatamente reconocí el potencial de Bitcoin”.

Empoderar al individuo con Twetch

Con un conocimiento claro sobre la posible utilidad de Bitcoin, a Petty se le ocurrió la idea de cómo se podría utilizar Bitcoin como herramienta para romper el statu quo de las redes sociales, estableciendo una nueva plataforma en la que la base de usuarios y la monetización de sus datos no fueran el foco principal.

“Sabíamos que usando Bitcoin podríamos empezar a empoderar al individuo, más que cualquier otra red social o aplicación”, dice Petty.

“Sabes que, en esencia, ya sea por correo electrónico, chat o redes sociales, estás creando información. Y que otras compañías están obteniendo tus datos y los están vendiendo de una forma u otra. No consigues nada a cambio”.

La solución consistió en aprovechar las capacidades únicas de Bitcoin SV (capacidad de escalado infinito y bajos costes por transacción garantizados) para trasladar la experiencia de las redes sociales a la cadena de bloques. Los usuarios pagan pequeñas cantidades de dinero –de unos pocos centavos – para publicar su contenido; a su vez, son recompensados por las interacciones con sus publicaciones –“me gusta” () y publicaciones compartidas (), por ejemplo–, que también cuestan unos pocos centavos. Los usuarios también pueden pagarse fácilmente unos a otros en BSV, así como establecer umbrales mínimos de pago para los usuarios que quieran interactuar con su contenido (apropiadamente apodado “impuesto troll”).

“Casi la mitad de la población mundial utiliza las redes sociales –3000 millones de personas aproximadamente–, por lo que es una categoría muy amplia; muchas personas pasan muchas horas al día utilizando las redes sociales y no ven nada a cambio, no se da ningún valor a su tiempo o información”, continúa Petty.

“Vamos a devolver ese poder al usuario; le vamos a permitir crear valor y ganar dinero con ello, comerciar con ello y que pueda poseerlo y conservarlo”.

No se trata solo de permitir que los usuarios moneticen y reciban valor por el contenido que están creando y compartiendo a través de sus cuentas de redes sociales. Como los datos son propiedad de los usuarios y se almacenan en la cadena de bloques, el contenido que los usuarios suben a la página de la red social ya no depende ni está a merced de la plataforma que la alberga.

“Si Twetch falla o Twetch.com se cae, el usuario todavía puede hacerse con su información. Si en el futuro te prohíben utilizar una plataforma de redes sociales, simplemente cambiarás a un competidor, te registrarás en él y te llevarás todos tus datos”, explica Petty.

“Actualmente, ese no es el caso. Si te quitan o pierdes tu cuenta, te puedes haber pasado diez años de tu vida haciendo vídeos de YouTube, que los habrás perdido por completo. Ahora mismo estamos cambiando todo eso”.

Por el momento, los usuarios están comprando el modelo ofrecido por Twetch. En el último recuento público, Twetch había superado los 20 000 usuarios, a pesar de que llevaba muy poco tiempo realizando acciones de mercadeo tradicional o evangelización de productos. Desde el punto de vista de Twetch, la propuesta de valor es una mejora tan evidente con respecto a los operadores tradicionales que es suficiente para atraer a aquellos que saben que debe haber algo mejor allá afuera.

Desarrollado por Bitcoin SV

La revisión del modelo operativo de las redes sociales no podía hacerse en cualquier cadena de bloques: tenía que desarrollarse en una que pudiera gestionar el rendimiento y la escala necesarios según se requiriera. Después de considerar las diferentes ofertas disponibles, Bitcoin SV fue la única opción para Twetch.

“Empecé a experimentar con otras criptomonedas y a conocer los casos de uso, estudiándolos a fondo, y Bitcoin SV me llamó la atención de verdad. Básicamente, me di cuenta de que las demás criptomonedas no eran las adecuadas. Puedes hacer todo lo que dicen que se puede hacer en el protocolo original de Bitcoin”, dice Petty.

“Bitcoin SV fue la conclusión lógica de muchos años de pruebas y ensayos, demuestra que Bitcoin hace de verdad todo lo que esas otras criptomonedas dicen que quieren hacer. Realmente funciona”.

Una vez que Petty y su equipo –incluido su compañero y embajador de la Bitcoin Association, Billy Rose– encontraron su lugar con Bitcoin SV, todo ha sido un camino de rosas para dar vida a la solución de redes sociales que tanto se habían imaginado.

“Con respecto a Twetch, es una idea que surgió hace cinco años y que finalmente ha cobrado vida en Bitcoin SV porque hace todo lo que necesitamos: escala, tiene microtransacciones, se pueden usar los datos en la cadena de bloques y se pueden resolver los problemas que deben resolverse en Internet”, añade Petty.

“Da de verdad el poder a los usuarios”.