Resumen: “Cadena de bloques y criptomonedas: marco legal y tendencias futuras” de la Facultad de Derecho de Albany

Alex Speirs 150 x 150
By Alex Speirs Published: marzo 1, 2021
Albany Law School and Bitcoin Association banner

El presidente y fundador de la Bitcoin Association, Jimmy Nguyen, se unió al panel “Cadena de bloques y criptomonedas: marco legal y tendencias futuras” de la Facultad de Derecho de Albany para debatir sobre la interconexión en constante evolución entre el derecho y la tecnología de cadenas de bloques. Repasamos los momentos clave y los principales puntos de interés de una sesión fascinante e informativa a partes iguales.

El panel fue moderado por el vicedecano de la Facultad de Derecho de Albany y director de programas en línea, Will Trevor. Junto a Nguyen y Trevor participaron otros cuatro ponentes:

  • Debbie Hoffman, catedrática adjunta de la Facultad de Derecho de Albany y profesora de uno de sus próximos cursos del programa universitario “Understanding blockchain, cryptocurrencies and the law” (Entender la cadena de bloques, las criptomonedas y la legislación).
  • Sean Keefe, fundador y socio gerente de Straight Up Capital
  • Daniel Stabile, socio de la oficina de Shultz & Bowen en Miami
  • Josh Garcia, socio de Ketsal

Trevor abrió la sesión planteando a Nguyen una pregunta de importancia fundamental: ¿a qué nos referimos exactamente cuando hablamos de términos como cadena de bloques, criptomonedas y Bitcoin?

La pregunta parece casi trivial en un panel sobre las tendencias en cadenas de bloques y criptomonedas; es el primer paso necesario hacia una conversación coherente sobre este tema, tal y como queda patente en el primer comentario de Nguyen: él prefiere el término “activos digitales” en lugar de “criptomonedas”.

‘‘[Estos términos] resultan demasiado novedosos para la gente, pero combinan conceptos que existen desde hace mucho tiempo. En primer lugar, se trató de crear dinero electrónico, una forma de enviar valor a través de Internet y por medios digitales”, dijo.

“La cadena de bloques es sencillamente una forma de ledger o libro de contabilidad, un sistema de registro que toma nota de todas las transacciones de los pagos ―también de los datos― que se puede utilizar para crear aplicaciones empresariales mucho más potentes, como los contratos inteligentes, o los tokens de otros activos”.

Debbie Hoffman se mostró de acuerdo y ofreció definiciones más detalladas aún, explicando que cadena de bloques y criptomonedas no son sinónimos… la cadena de bloques se refiere al protocolo sobre el que se crean los activos digitales: “si no sabes nada más sobre Bitcoin y las criptomonedas de cadenas de bloques, deberías saber al menos que la definición de ambos no es la misma”.

Al comenzar la conversación, centrada en la gran tarea de brindar estas definiciones, Trevor también introdujo uno de los problemas clave en el mundo de los activos digitales de hoy en día: básicamente, que hay muchos. Tanto Nguyen como Hoffman, cuando ofrecieron sus definiciones, subrayaron que el término “activo digital” o “criptomoneda” tienen ciertas limitaciones a la hora de indicarnos las funcionalidades de la tecnología subyacente.

Trevor hizo una comparación entre la fase Betamax-VHS de los videos domésticos, en la que había muchos formatos que competían entre sí, para después pasar a una era dominada por el VHS. ¿Están los activos digitales y las cadenas de bloques pasando por una fase similar? ¿Llegaremos a una etapa en la que tengamos una forma aceptada y estándar de criptomoneda?

“No tendremos que hacerlo”, intervino Josh García. La industria es muy iterativa. Cuando ve un problema, lo ataca con una solución tecnológica. Así pues, ante este problema surgen múltiples proyectos que trabajan en lo que se llama protocolos de cross-chain o intra-coin para que no tengamos que preocuparnos de si estamos usando una forma u otra”.

 

En busca de claridad

Gran parte del debate estuvo guiado por preguntas formuladas en línea, lo que aportó dos ventajas: no solo garantizó que el debate del panel fuera relevante para el público, sino que las propias preguntas brindaron una ventana a las principales preocupaciones de la comunidad sobre este asunto. Algunas eran estrictamente prácticas (“Si compro Bitcoin y luego lo uso para comprar otra cosa, ¿tengo ganancias o pérdidas a efectos fiscales?”), mientras que otras eran mucho más complejas y enrevesadas.

Por ejemplo, una pregunta del público virtual llevó al panel al meollo del debate al formular: ¿es legal el uso de los activos digitales? ¿Cómo se regulan? ¿Quién los regula? ¿Qué éxito tiene esa normativa? ¿Hay alguna iniciativa legislativa importante en curso?

“¿Es legal? Cuando nos hacemos esta pregunta, hay muchas dudas sin resolver”, explicó Hoffman. “Hay leyes en todo el mundo que regulan las criptomonedas de diferentes maneras. Pienso en las leyes sobre transferencia de dinero, porque es lo básico que me viene a la cabeza al pensar en esta cuestión. Sin embargo, hay todo tipo de leyes distintas que entran en juego: las leyes de valores, las leyes fiscales… si repasamos cada uno de los diferentes aspectos de estas leyes, vemos que hay diferentes formas en que se pueden aplicar. Todavía no hay diversidad orientativa en los Estados Unidos”.

Haciendo eco de esta cuestión, Daniel Stabile añadió: “Determinados usos de las criptomonedas son ilegales: no se pueden utilizar para extorsionar a la gente. Pero creo que lo más importante, a efectos de este debate, es que las diferentes empresas que se ocupan de las criptomonedas están reguladas de diferentes maneras, dependiendo de lo que estén haciendo”.

“Creo que la tendencia general es que los reguladores reconozcan que hemos superado un punto de inflexión y que la tecnología de cadena de bloques ha llegado de una forma u otra para quedarse… Poco a poco, empezamos a ver las cosas más claras”.

Un interesante telón de fondo del debate fueron los comentarios de la nueva secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, que ha reiterado en los primeros meses del año que el uso indebido de estos activos es un problema cada vez mayor, ya que las monedas digitales se utilizan para financiar el terrorismo y blanquear dinero ilícito. En cuanto a su utilidad, Yellen señaló que Bitcoin es una forma ineficiente de procesar las transacciones. Mientras el sector se mantiene a las esperas del nuevo régimen normativo que pueda introducir la Administración Biden, hay que prestar mucha atención a los comentarios de Yellen.

“Estoy totalmente de acuerdo con Janet Yellen en que Bitcoin es una forma extremadamente ineficiente de procesar las transacciones”, dijo Nguyen.

“Si se refiere a BTC, que es el símbolo bursátil dominante para Bitcoin y el que la gente ve en las noticias (es el que ha alcanzado un valor de $50 000), resulta poco eficaz porque los desarrolladores del protocolo de Bitcoin que tomaron el control de esa red eligieron no escalarla, por lo que solo hace siete transacciones por segundo en promedio”.

“Es por eso que se ve esa gran proliferación de otros intentos de monedas digitales: porque mantuvieron una capacidad de transacción pequeña”.

Keefe ofreció su propio punto de vista, ligeramente diferente: “Creo que Bitcoin es una especie de vía para que individuos y empresas puedan acceder a las transacciones digitales. Aunque es definitivamente poco eficaz, seamos sinceros: el dinero en papel también lo es a la hora de realizar transacciones”.

 

Nociones de privacidad

Uno de los puntos a debate fue el de la privacidad. Como tema candente, una de las críticas más habituales (justas o no) a los activos digitales y a las cadenas de bloques son las implicaciones de sus ―comúnmente cacareadas― capacidades de privacidad. ¿Cómo puede un ledger de transacciones anónimas cumplir, por ejemplo, con los requisitos de lucha contra el blanqueo de capitales y de prácticas know your customer (conocimiento del cliente)?

Si eres una empresa que maneja el dinero de otras personas, estás en un mundo en el que tienes que cumplir las leyes contra el blanqueo de capitales”, explicó García.

Hay toda una serie de requisitos de información y mantenimiento de registros que recaen sobre ti, tanto si el dinero es en forma de moneda fiduciaria como si no”.

Por otro lado, están las cuestiones de la privacidad de datos. En relación con lo que estamos hablando, hay un matiz un poco complicado cuando nos referimos al concepto de anonimato en las criptomonedas o en la tecnología de cadena de bloques. Y es que no es realmente anónimo, sino seudónimo. Eso significa que es algo así como si alguien ve en el extracto de su cuenta bancaria que su nombre está tachado, pero su número bancario aparece. Todos sabemos que el banco sabe que nuestro número de cuenta bancaria está vinculado a nuestro nombre, por lo que el número es un seudónimo de nuestra cuenta. Aquí pasa lo mismo”.

Una cuestión crucial que se plantea, no tanto en la legislación estadounidense como en la legislación europea de protección de datos es: ¿en qué momento una secuencia de números y letras que actúa como seudónimo se convierte en información personal identificable o en información lo suficientemente importante como para que deba ser protegida por esas leyes?”.

Nguyen se mostró de acuerdo, destacando que ese problema es cada vez más acuciante a medida que pasa el tiempo y aparecen numerosas aplicaciones que almacenan datos en la cadena de bloques. Lo ilustró con un ejemplo de Bitcoin SV: EHR Data.

“[EHR Data] está construyendo una plataforma de historiales médicos electrónicos en la cadena de bloques de Bitcoin SV para darnos, como pacientes, más control sobre nuestros propios datos (en Estados Unidos, por ejemplo, los datos sanitarios se reparten entre todos los diferentes proveedores), concentrándolos en un solo lugar para permitirnos realizar micropagos de Bitcoin SV en pequeñas cantidades y permitir a las empresas pagar al paciente para poder acceder a ellos”.

Incluso dentro de la cuestión de cómo encajan la cadena de bloques y los activos digitales dentro de la ley, hay muchas vías dignas de debate y exploración. El hecho de que haya tanto territorio inexplorado puede ser motivo de cautela, pero también representa la oportunidad de trazar nuevos caminos.

Creo que lo interesante de dedicarse a este campo del derecho es que no hay respuestas y, sin embargo, hay muchas oportunidades como abogado para crecer y ayudar a encontrar dichas respuestas”, dijo Hoffman.

 

Tendencias futuras

Para concluir, Trevor pidió a cada uno de los ponentes que respondiera a una última pregunta: ¿qué tendencia clave deberían tener en cuenta los abogados y los que no lo son?

Debbie Hoffman: “Usos continuos e innovadores. Todos los días, los que estamos especializados en este campo los vemos surgir y pensamos ‘vaya, ¿a quién se le habría ocurrido esto?’”

Josh Garcia: “Es imposible hacer predicciones, pero sin duda, a corto plazo, los token no fungibles (non-fungible tokens, NFT) afectarán a todo el ecosistema y surgirán más intercambios descentralizados específicamente para ellos”.

Daniel Stabile: “Las finanzas descentralizadas en general; la eliminación de las instituciones financieras como intermediarias de las transacciones financieras”.

Sean Keefe: “Hago eco de la cuestión de la descentralización. Realmente creo que lo que estamos viendo ahora es el poder de Internet, que está globalizando por completo lo que las criptomonedas y las cadenas de bloques son capaces de hacer”.

Jimmy Nguyen: “Creo que todas esas tendencias son buenas y fundamentales; todas ellas pueden encapsularse en un mensaje al que creo que el público debería abrir su mente: toda la tecnología de cadena de bloques y monedas digitales está avivando el poder de los datos. El protocolo de Bitcoin es un protocolo de red de datos, al igual que el protocolo IP fue creado para alimentar Internet… Una vez que abramos nuestra mente a esa realidad, podremos abrazar todo el gran potencial de la cadena de bloques y todas las formas de monedas digitales”.